ROCKO asegura una gran retención de la botella en cualquier circunstancia, incluso en las más difíciles.

A pesar de la facilidad de inserción lateral de la botella, otro punto clave del portabidón es su estructura ergonómica, diseñada para envolver la botella también en su parte superior, asegurando así un agarre firme incluso en los terrenos más accidentados.

La estructura de fibra de carbono reforzada asegura una gran estabilidad, control y absorción de golpes, vibraciones e impactos con el terreno.